19 may. 2014

Próxima Estación: Los Colorados

Ese "qué se yo" de las callecitas de Buenos Aires también lo tiene La Rioja en su interior profundo, como si El Belgrano en uno de sus viajes lo hubiese traído y dejado para siempre.


La Ruta Nacional 38 increpa de repente a la 74 y por esta última, unos pocos kilómetros después del cruce, asoman los paganzos dibujando el horizonte y mostrando su mejor cara cuando amanece y les cae el sol encima.
Hacia allí me fui, esta vez siguiendo el trazado del tren que nos dejó hace algunas décadas y del cual sólo quedan vestigios apuntalando corrales y dándole guarida a la caución de lo que hubiese sido (el futuro) si el tren se hubiera quedado y de lo mucho que puede ser cuando el turismo es la locomoción que empuja ahora a Los Colorados.
"El Chacho" es el nombre de la Cooperativa de Servicios Turísticos que funciona dentro del paraje de no más de 70 habitantes e invita al viajero a incursionar la historia pre-colombina y caudillesca de La Rioja a través de un circuito atestado de enormes bloques de material sedimentario; y vegetación arbustiva, que por lo exhaustivo de las últimas lluvias, explotan de verde en el rojísimo valle.

Amanece sobre la Ruta Nacional 74.

Vista de Los Colorados desde las vías que circundan a la ruta.

Más cerca.

Contrastes.

Otra vista imponente de Los Colorados.

Las lluvias...

"Cueva del Chacho". Aquí empieza el circuito y se trata del lugar en donde se habría escondido el lugarteniente de Facundo Quiróga y caudillo riojano, Ángel Vicente Peañaloza, durante las guerras por el federalismo argentino en el S. XIX.

La cueva aún se encuentra abierta y es posible atravesarla hasta el mirador desde donde el Chacho podía advertir la presencia de tropas contrarias. 

Otoñal.

Grandes peñascos con petroglifos.

Pertenecientes a la Cultura Aguada, estos petroglifos muestran un grabado que fue representado en algunas versiones del poncho riojano. También forma parte del logo de Los Colorados. 

Figuras geométricas y animales. También se puede observar el pie de un niño que habría sido sacrificado en rituales.

¿Marcianos?

El particular color en las rocas se deben a líquenes que se desarrollan gracias a la poca humedad y fundamentalmente por la baja polución del ambiente.

Más cerca.






Hierbas rastreras con pequeñas flores adornan armoniosamente el paisaje.


Tarántula.

Antiguo Puente ferroviario.

Sobre el lecho de un río esporádico, las rocas muestran estas curiosas líneas de un color más claro que coinciden con las grietas.

Valle de Los Bordos.









Formaciones geológicas producto de la erosión del viento y el agua.

Panorámica del Valle de Los Bordos.



En esta parte comenzamos a subir hacia la parte más alta de Los Colorados.

Formación "Las Tres gitanas"

Bellísimos paisajes aparecen de repente.

Puente Natural.


Desde Arriba.



Los mejores lugares para la foto.



Volviendo...

Posibles dioses o divinidades aborígenes. 

Arbustos creciendo entre las vías (sin durmientes)


El grupo "trekkinero"

Una última panorámica del Valle de Los Colorados. (Clickear la foto)

Con locro y empanadas concluyó esta excelente travesía por Los Colorados, otra joyita "talampayezca" del interior riojano.

Por supuesto se agradece a los organizadores, a la comunidad de Los Colorados y de Independencia; y a todo el grupo por la buena onda. Espero ver mucho más prósperas y fuertes a todas estas comunidades que se valen del turismo para seguir adelante.

Texto y fotos: Gustavo Plaza
Se agradece usar las fotos sin alteraciones, sin uso lucrativo y respetando el nombre del autor. De lo contrario, escribir a gust-p@hotmail.com

No hay comentarios.:

Seguidores